San Miguel Arcángel pesando las almas en el Juicio Final

viernes, 2 de diciembre de 2016

La existencia del Infierno eterno es Dogma de Fe de la Santa Iglesia Católica


Así lo dice el Magisterio de la Iglesia pues la existencia del Infierno es un dogma y los dogmas pertenecen al depósito de la fe de una manera irreversible. Negar algún dogma significa negar la misma fe, pues supone negar la autoridad de Dios, que lo ha revelado. El dogma del Infierno: Primera proposición dogmática: “Existe el infierno, al que van inmediatamente las almas de los que mueren en pecado mortal” (De fe divina expresamente definida). Segunda proposición dogmática: “La pena de daño del infierno consiste en la privación eterna de la visión beatifíca y de todos los bienes que de ella se siguen” (De fe divina). Tercera proposición dogmática: “A la pena de daño del infierno se añade la pena de sentido, que atormenta desde ahora las almas de los condenados y atormentará sus mismos cuerpos después de la resurrección universal” (De fe divina). Cuarta proposición dogmática: “La pena de sentido consiste principalmente en el tormento del fuego” (De fe divina). Quinta proposición dogmática: “El fuego del infierno atormenta no sólo a los cuerpos, sino también a las almas de los condenados” (De fe divina). Sexta proposición dogmática: “Las penas del infierno son desiguales según el número y gravedad de los pecados cometidos” (De fe divina). Séptima proposición dogmática: “Las penas del infierno son eternas” (De fe divina). La existencia del infierno y de que es eterno, fue definido dogma de fe en el IV Concilio de Letrán. El Concilio IV de Letrán (1215) declaró: “Aquellos [los réprobos] recibirán con el diablo suplicio eterno” Dz 429; cfr. Dz 40, 835, 840. ¿En qué consisten las penas del infierno? El sufrimiento del alma por no poder ver a Dios, llamado pena de daño. El sufrimiento del cuerpo o pena de sentido.
NATURALEZA DEL INFIERNO
La Teología escatológica en el apartado sobre el Infierno, enseña que existen dos castigos o penas aplicadas a los condenados:
Pena de daño (Poena Damni): Privación de la visión beatífica de Dios, es decir, de un alejamiento total de su presencia: “No os conozco”: (Mt. 25, 12); “¡Apartaos de mi malditos!”: (Mt. 25, 41); “¿No sabéis que los injustos no poseerán el Reino de Dios?” También se le llama “dolor de pérdida” porque el condenado ha “perdido” a Dios para siempre, siendo esa infelicidad y amargura irreversible, cristalizada ya en la eternidad de su pena, siendo plenamente consciente de que Dios y los santos del Cielo gozan también eternamente de una paz y felicidad ya inalcanzables, lo que conlleva al sentimiento de una angustia mortal que no se calma con nada ni con nadie.
Pena de sentido (Poena Sensus): Entendida como aquel suplicio que experimenta el condenado, y que lo percibe sensitivamente tanto en el espíritu (antes de la resurrección) como en el cuerpo y en el espíritu (después de la resurrección). La pena de sentido no sólo se refiere al sufrimiento causado por el fuego, sino también a todo tipo de suplicios sensitivos que afectan los sentidos espirituales y corporales, como son dolorosas torturas que infligidas a cada condenado según la parte o partes del cuerpo con las que llegó a pecar.
Catecismo Mayor Papa Pío X:
250.- ¿En qué consiste la infelicidad de los condenados? – La infelicidad de los condenados consiste en ser privados por siempre de la vista de Dios y castigados con eternos tormentos en el infierno. 
251.- ¿Son únicamente para las almas los bienes del cielo y los males del infierno? – Los bienes del cielo y los males del infierno son ahora únicamente para las almas, porque solamente las almas está ahora en el cielo o en el infierno; pero después de la resurrección, los hombres serán o felices o atormentados para siempre en alma y cuerpo.
“¡Ahora, oh cuerpo, estás pagando el precio de los placeres con que te regalaste a ti mismo!… ¡¡¡Y todo ello lo hiciste por tu propia y libre voluntad…!!!.” (El Infierno revelado a Sor Josefa Menéndez).
“Los condenados están en el abismo infernal como dentro de una ciudad malaventurada, en la cual sufren indecibles tormentos en todos los sentidos y miembros; porque como emplearon en el pecado todos sus miembros y sentidos, sufrirán en todos ellos las penas correspondientes al pecado. Los ojos, por sus licenciosas e ilícitas miradas, sufrirán la horrible visión de los demonios y del infierno; los oídos, por haberse deleitado con discursos malos, jamás oirán ‘ otra cosa que llantos, lamentos y desesperaciones, y así de los restantes”. (San Francisco de Sales, Introd. a /a vida devota, 1, 15).
Santa Teresa de Ávila: “No quiso el Señor entonces viese más de todo el infierno. Después he visto otra visión de cosas espantosas, de algunos vicios el castigo. Cuanto a la vista, muy más espantosos me parecieron, mas como no sentía la pena, no me hicieron tanto temor; que en esta visión quiso el Señor que verdaderamente yo sintiese aquellos tormentos y aflicción en el espíritu, como si el cuerpo lo estuviera padeciendo”.
San Pablo advierte: “Esos [los que no conocen a Dios ni obedecen el Evangelio] serán castigados a eterna ruina, lejos de la faz del Señor y de la gloria de su poder” (2 Tes 1, 9; cfr. Rom 2, 6-9; Heb 10, 26-31). Dice Ap 21, 8, los impíos “tendrán su parte en el estanque que arde con fuego y azufre»; allí serán atormentados día y noche por los siglos de los siglos” (20, 10; cfr. 2 Pe 2, 6; 7).
Apocalipsis 14: 10: “(Si alguno adora a la Bestia) tendrá que beber también del vino del furor de Dios, que está preparado, puro, en la copa de su cólera. Será atormentado con fuego y azufre, delante de los santos Ángeles y delante del Cordero”.
Después de la muerte no hay lugar para el arrepentimiento
Todo lector de historia, u observador de lo que sucede alrededor, no puede sino saber que la regla es que los hombres terminen una vida perversa con una muerte miserable, mientras que es una excepción que el pecador muera de manera feliz; y, por el otro lado, no sucede con frecuencia que aquellos que viven bien y santamente lleguen a un fin triste y miserable, sino que muchas personas buenas y piadosas entran, después de su muerte, en posesión de los gozos eternos. Son demasiado presuntuosas y necias aquellas personas que, en un asunto de tal importancia como la felicidad eterna o el tormento eterno, osan permanecer en un estado de pecado mortal incluso por un día, viendo que pueden ser sorprendidas por la muerte en cualquier momento, y que después de la muerte no hay lugar para el arrepentimiento, y que una vez en el infierno ya no hay redención. (San Roberto Belarmino. Comentario a las siete palabras de Jesús. Cap. VI, n. 26).
San Alfonso María de Ligorio:
La Cuarta Puerta del Infierno: La Impureza. Ésta es la puerta por la cual entra el mayor número de pecadores.

jueves, 1 de diciembre de 2016

Pavoroso testimonio del viaje de un moribundo a las profundidades del Infierno



QUIEN COMO DIOS... NADIE COMO DIOS....

ESTA ES UNA HISTORIA DE UN HOMBRE EN SUS 77 CON UN CÁNCER TERMINAL.

QUE LE CUENTA A SU ENFERMERA UNA EXPERIENCIA CERCANA A LA MUERTE OCURRIDA UNAS DÉCADAS ANTES.

CUANDO FUE LLEVADO POR SAN MIGUEL ARCÁNGEL AL INFIERNO PARA CAMBIARLE LA VIDA, Y REALMENTE LA CAMBIÓ.

LA ENFERMERA ESTÁ ESCRIBIENDO AHORA UN LIBRO CON ESTE TIPO DE HISTORIAS QUE RECOPILÓ.

LAS EXPERIENCIAS CERCANAS A LA MUERTE SON MÁS COMUNES DE LO PENSAMOS.
.
SE LLEGA A CONSIDERAR DE 1 DE CADA 5 LAS HAN TENIDO.
.
Y HAY VARIAS PUBLICACIONES QUE RELATAN ENORMIDAD DE ELLAS, VER AQUÍ Y AQUÍ.

Y lo llamativo del caso es que cada uno parece recibir el trato en “el más allá” acorde con sus creencias, por lo tanto los que no son cristianos en general no experimentan el encuentro con Jesús.
Nosotros hemos publicado muchos testimonios, ver aquí, y muy pocos son de experiencias con el infierno, como el testimonio de este artículo.
Abajo en video, puede ver testimonios e historias.
Estos testimonios cercanos a la muerte son material para nuestro discernimiento.
EL ENFERMO TERMINAL EN EL HOSPICIO

Esta historia de una enfermera de hospicio en Michigan tiene que ver con un hombre, un paciente moribundo, a quien ella llamaba Alan.
Él estaba sucumbiendo al cáncer de vejiga que había hecho metástasis “en todas partes”.
En su lecho de muerte, Alan, de 77 años, un ex ingeniero que era dueño de su propia compañía, supuestamente contó cómo él había tenido un episodio cercano muerte veintidós años antes, durante la cirugía a corazón abierto.
La enfermera lo grabó en detalle, al punto que está escribiendo un libro.
Fue un evento, le dijo a la enfermera del hospicio, que había cambiado drásticamente su vida.
A Alan se le habría mostrado el infierno por el Arcángel Miguel, bajo la dirección de Jesús, que lo salvó después de mucho suplicar.
Su destino hubiera sido ese si él hubiera muerto en ese momento particular.
HABÍA SIDO FRÍO, EGOÍSTA, COMPAÑERO GROSERO, SIN NI SIQUIERA AMOR HACIA SU ESPOSA E HIJOS.
.
UN HOMBRE QUE SE PREOCUPABA SÓLO POR EL DINERO Y SU COMODIDAD PERSONAL, QUE SE RIÓ DE LA IDEA DE DIOS CUANDO UN ANESTESIÓLOGO SE OFRECIÓ A REZAR CON ÉL.

¿Verdad? ¿Ficción? Lo estamos usando debido a algunas similitudes sorprendentes con otras cuentos cercanos a la muerte, igualmente oscuros.
POR ALGUNA RAZÓN, CURIOSAMENTE, LAS EXPERIENCIAS INFIERNO PARECEN ESTAR LLEGANDO A UN PRIMER PLANO AHORA.
.
PARECE ESTAR DE ACUERDO CON LOS SIGNOS DE NUESTRO TIEMPO.

VIO LA SUCIEDAD DE SU ALMA

Como “Alan” dijo,
“Yo podría haber sido fue aplastado, completamente aplastado por mi propia pecaminosidad.
Vi a mi alma como Dios la ve, y fue horrible“.
“MI ALMA ESTABA CUBIERTA DE AGUJEROS Y SUCIEDAD, UNA INMUNDICIA QUE HABÍA ACUMULADO Y AMONTONADO SOBRE MÍ MISMO DE BUENA GANA.
.
TANTO QUE ME HABÍA VUELTO IRRECONOCIBLE.
.
COMO UN CADÁVER EN DESCOMPOSICIÓN, CUBIERTO DE SUPURACIÓN, RANCIO, VIVIENDO EN SUCIEDAD, PERO PESÁNDOME, GRITANDO MI VERGÜENZA ANTE MI DIOS”.

“Debí correr voluntariamente lo que pude, pero no había ningún sitio donde ir.
Yo estaba pegado al lugar y obligado a ver todo, y sin excusa, sin alivio, y mi vergüenza creció más y más ante tal Pureza incomprensible”.
LA LLEGADA AL INFIERNO

“Lo siguiente que supe, fue que mis guías y yo estábamos de pie en un valle, completamente desolado y rodeado de enormes montañas negras, puntiagudas y estériles.
Su base era profunda, más profundo que el camino que estábamos parados, y que se extendía a profundidades que parecían no tener fin ni fondo”.
“Caminamos por este mismo camino ancho y descendimos lentamente.
Al principio el camino era suave, pero a medida que caminamos se convirtió en empinado y resbaladizo.
Temía que iba a caer, porque en cada lado de la vía había horribles criaturas, arrastrándose en la oscuridad, gruñendo y maldiciéndome, extendiendo sus manos tratando de agarrar mis talones”.
“CUANTO MÁS PROFUNDO FUIMOS, MÁS PESADO ERA EL AIRE, Y MÁS OSCURO EL AMBIENTE SE PUSO.
.
A LO LEJOS, OÍ MUY DÉBILMENTE, UN TERRIBLE ALBOROTO, PELEANDO, DISCUTIENDO Y GRITANDO.
.
YO NO QUERÍA IR MÁS LEJOS Y PEDÍ A MIS ÁNGELES POR FAVOR SÁCAME DE ALLÍ.
.
ME DIJERON: ‘TIENES QUE VER LO QUE LE ESPERA A LOS PECADORES QUE RECHAZAN A DIOS‘.
.
CONTINUAMOS YENDO MÁS Y MÁS HACIA UNA INMENSA Y VIVA NEGRITUD.
.
AL FINAL DE NUESTRO DESCENSO HABÍA UNA ESTRUCTURA ENORME Y FORMIDABLE QUE PARECÍA NO TERMINAR NUNCA, TANTO EN PROFUNDIDAD Y ALTURA“.

“El temor que se apoderó de mí fue abrumador y yo quería huir, pero fui detenido firme por mis guías ángel.
Las inmensas puertas estaban cerradas, cuidadas con enormes pernos negros en la parte exterior”.
“Miguel levantó la mano, los bloqueos se liberaron y las puertas se abrieron.
Inmediatamente un nauseabundo hedor llenó mi nariz la quemaba y me daba náuseas.
Al igual que la carne podrida en el calor de un sol de verano, o la quema de alquitrán y azufre.
Era aterrador y yo estaba tan asustado que me aferré a mi ángel de la guarda.
Cuando las puertas se abrieron por completo, los sonidos que golpean mis oídos me hicieron temblar de miedo.
Gritos guturales en un lenguaje que era tan absolutamente asqueroso, que nunca volvería a repetirlo a nadie“.
LAS ALMAS DE LOS CONDENADOS

“La cacofonía de gritos, blasfemias, y llanto continuo llenaban el aire y reverberaban a través de mí llenándome de un miedo intenso y terror indescriptible”.
“Cuando entramos, mi mente se llenó de un conocimiento inmediato de cada una de las almas que vi encarceladas aquí.
Fui testigo en este lugar de un sufrimiento tan indescriptible, que las palabras no pueden reproducir todos los aspectos.
El hedor y el calor son completamente insoportables.
A mi derecha vi unas paredes negras dentro de las que estaban tallados pequeños nichos que se extendían a alturas vertiginosas de la piedra ennegrecida”.
“HABÍA UN INNUMERABLE NÚMERO, MILES Y MILES DE ELLOS, CADA UNO ERA DE FORMA Y TAMAÑO SIMILAR.
.
ERAN DE FORMA CIRCULAR Y CADA UNO CONTENÍA UN ALMA QUE ESTABA ENCAJADA EN ÉL, INCAPAZ DE MOVERSE, INCAPAZ DE AJUSTARSE A NINGUNA COMODIDAD.
.
SUS ROSTROS ESTABAN VUELTOS HACIA FUERA, HACIA EL CENTRO DE ESTA MAZMORRA, Y ELLOS LLORABAN, GRITABAN Y MALDECÍAN CONTINUAMENTE.
.
OJOS SALTONES CON EXPRESIONES DE TORTURA, ODIO Y LA DESESPERACIÓN TAN INSOPORTABLE QUE TUVE QUE APARTAR LA MIRADA.
.
“¡MIRA!” MI ÁNGEL DIJO: “¡MIRA!”

“LA DESESPERACIÓN QUE LLENABA A TODOS Y CADA UNO DE ELLOS ERA SIN TREGUA.
.
EL CONOCIMIENTO DE CADA ACCIÓN QUE LOS LLEVÓ A ESTE POZO DE OSCURIDAD SIEMPRE SE JUZGABA ANTE SUS ALMAS EN UN FLUJO CONTINUO DE REMEMBRANZA QUE SÓLO ELLOS PODÍAN VER.
.
ADEMÁS DEL DOLOR Y LA DESESPERACIÓN, SUFRÍAN UNA SOLEDAD ABRUMADORA Y PENETRANTE“.

“TAN INTENSO ERA SU SUFRIMIENTO QUE NINGUNA PALABRA POSIBLEMENTE PUEDA DESCRIBIR SEMEJANTE HORROR.
.
PUDE VER LA CAUSA DE SU TORTURA.
.
YA QUE SUS VIDAS CONTINUAMENTE PASABA  ANTE ELLOS, SE DETENÍA EN MOMENTOS ESPECÍFICOS QUE MOSTRABAN UN EPISODIO EN PARTICULAR, UN PECADO EN PARTICULAR.
.
O UNA OPORTUNIDAD DE HABER HECHO EL BIEN, EN EL QUE OPTARON POR NO HACER NADA”.

“Ellos gritaban insultos contra Dios, maldiciendo los nombres de los padres, amantes, incluso a sus propios hijos.
Escenas una y otra vez, no sólo de sus propios pecados, sino cómo sus pecados afectaron a otras personas.
El daño que habían causado, cómo sus palabras destruyeron a otras personas”.
“Si otra alma terminaba en este abismo debido a sus acciones, también eran responsables de esa alma a tal punto, que se intensificaban sus sufrimientos el doble, triple.
Demonios en las formas más horribles, algunos medio animales, algunos de aspecto más humano, se ponían junto a los rostros de ciertas almas gritándoles desde su hoyo en la pared”.
LAS TORTURAS DE LOS DEMONIOS A LAS ALMAS

“Estos demonios agarraban los rostros de los torturados y las almas que sufrían y les abrían sus bocas con sus garras, tan ampliamente que les arrancaban la carne a lo largo de los lados de sus mejillas.
Se ponían blancos, como metal fundido, mientras gritaban con horror.
Los demonios los empujaban más profundo en su tortura, mientras lanzaban insultos repugnantes contra ellos”.
“PERO UN NICHO ESTABA VACÍO Y DE PIE DELANTE DE ÉL HABÍA UN HORRIBLE DEMONIO QUE ME SEÑALÓ, MALDICIENDO Y RIÉNDOSE, Y LUEGO SEÑALÓ CON EL NICHO VACÍO.
.
SUPE DE INMEDIATO QUE ESE ESTABA RESERVADO PARA MÍ.
.
ME SENTÍ ABRUMADO POR EL TERROR Y DI UN PASO ATRÁS Y GRITÉ QUE SÓLO AUMENTÓ EL PLACER EVIDENTE DE ESA HORRIBLE CRIATURA QUE SE ABALANZÓ SOBRE MÍ”.

“Clamé a mi ángel y traté de huir, pero me tranquilicé cuando me aseguró que la misericordia de Dios no sólo había impedido que estuviera allí, sino también protegerme contra cualquier ataque de cualquiera de las criaturas en este lugar”.
“Mientras continuábamos más en este abismo, vi una pared desolada llena de celdas.
En una celda en particular había un alma horrible, enferma mirando y completamente sucia.
Este hombre en particular, en la tierra había manipulado, maltratado, y obligado a las mujeres a ejercer la prostitución.
Vi que era un cruel tirano, él daba drogas a las mujeres, las golpeaba con frecuencia hasta que sus cuerpos y sus voluntades estaban completamente rotas”.
“En la tierra era conocido por su crueldad y su codicia y estaba poseído de una lujuria insaciable.
Aquí, en su prisión, se veía obligado a experimentar una y otra vez lo que él infligió a las mujeres a su dominio, sólo magnificado a un inimaginable grado.
Él era mutilado continuamente por las más horribles criaturas que sin piedad desgarraban su piel, le rasgaban parte de la entrepierna hasta la garganta, exponiéndolo al ridículo y a la humillación increíble”.
“UNA Y OTRA VEZ, CADA TORTURA ERA SUPERIOR A LA ANTERIOR EN SU BRUTALIDAD Y CRUELDAD.
.
GRITANDO SIN CESAR EN BUSCA DE AYUDA, DEJABA ESCAPAR GRITOS GUTURALES SUPLICANDO A SUS TORTURADORES, QUE SÓLO ENFURECÍAN SU ODIO Y SU CRUELDAD HACIA SU VÍCTIMA.
.
AL FINAL DE CADA TORTURA, SU CUERPO SE REDUCÍA A MEROS RETAZOS.
.
SU CUERPO, ENTONCES VOLVÍA A LA NORMALIDAD Y SUS TORTURAS COMENZABAN DE NUEVO”.

“Explicarlo con palabras es casi imposible.
Todas y cada una de estas almas en este lugar sabían exactamente por qué estaban allí.
Veían muy claramente las decisiones en su vida que los encarceló.
Usted ve, Dios no nos puso en infierno, nos pusimos nosotros allí.
Cada alma en el juicio ve con perfecta claridad su vida como Dios la ve, y entonces se juzgan en su luz. N
o hay refutación, no hay discusión con Dios, porque sus pecados clama su juicio ante la pureza absoluta“.
“NUESTRAS ACCIONES, NUESTRAS PALABRAS POCO AMABLES, NUESTRA CRUELDAD, Y EN ÚLTIMA INSTANCIA NUESTRO TOTAL RECHAZO DE LA GRACIA DE DIOS, ES LO QUE DECIDE NUESTRO DESTINO.
.
SE LE DA A CADA ALMA, INCLUSO HASTA EL ÚLTIMO MOMENTO DE NUESTRA VIDA, LA ELECCIÓN DE ACEPTAR A DIOS O RECHAZARLO.
.
LAS ALMAS EN EL INFIERNO SON LAS QUE LO RECHAZAN, RECHAZAN SU AMOR, RECHAZAN SU GRACIA, Y LO MÁS IMPORTANTE RECHAZAN SU MISERICORDIA, INCLUSO HASTA EL FINAL.
.
INCLUSO DESPUÉS DE QUE LO HAN VISTO, SE LANZAN EN ESTE ABISMO PORQUE ES PEOR QUEDARSE DE PIE DELANTE DE ÉL, QUE ESTAR EN LA OSCURIDAD“.

EL LUGAR DE SATANÁS

“A medida que continuamos más abajo hacia el centro del infierno, el ruido y la confusión total proseguía en su escalada más profunda.
Y las torturas infligidas a las almas se volvieron más y más horripilantes.
Rápidamente bajamos hasta que llegamos a lo que parecía ser la parte inferior de una enorme fosa que contenía una celda inmensa.
Sus puertas eran tan gruesas como altas y se abrieron a la orden de San Miguel.
Cuando se abrieron las puertas, un humo nauseabundo vomitado desde su centro envolvió todo lo que estaba a nuestro alrededor”.
“Mi ángel levantó su mano cuando nos acercamos a la celda, que estaba llena de una luz brillante.
En las paredes había lo que parecían ser serpientes y sabandijas de tamaño sobrenatural, y se deslizaban y se escabullían.
En el centro de este calabozo había un gran trono que hecho de oro y monedas de plata, y aunque sucio y manchado, se amontonaban en pilas que forman una forma básica de trono, y era enorme.
En su base habían almas de seres humanos, algunos con piel, algunos sólo huesos, todos en diferentes grados de descomposición y cubiertos de gusanos”.
“Cuando los huesos estaban completamente desnudos y toda la carne había caído o había sido devorada por los gusanos, de inmediato se cubrían de piel y todo empezaba de nuevo, ardor, putrefacción, mordiscos.
Estas almas estaban completamente inmóviles bajo el peso de este enorme trono.
Detrás de mí, sentí una presencia aterradora.
Una presencia tan completamente mala y tan llena de odio que yo quería correr, pero aterrorizado, estaba congelado en el lugar”.
“Sentí que se me acercaba, con su aliento caliente que fluía sobre la parte de atrás de mi cuello.
Tan completo era su odio hacia mí, que me pareció que el odio me pesaba y me hundía.
Instintivamente supe quién era este y sabía que él estaba permanente en su estado.
No sólo no iba a alterar su destino, él nunca lo desearía, nunca.
Su condena se fijó para siempre y se cementó en oposición completa y total a Dios”.
“ÉL ODIABA POR COMPLETO TODO LO QUE DIOS ES, Y POR LO TANTO ODIABA MÁS ALLÁ DE LAS PALABRAS TODO LO QUE DIOS HA CREADO.
.
EN EL INFIERNO, ÉL VOMITA TODO SU ODIO EN TODAS Y CADA UNA DE ESAS ALMAS ENCARCELADAS EN EL INFIERNO”.

“Estas almas son bombardeados constantemente por él, y están constantemente recordando que podrían haber tenido el Cielo, pero que optaron por el infierno.
Ellos recuerdan la belleza de Dios, y ahora están separadas para siempre de ella.
Podrían haber tenido amor, paz y la completa felicidad, y en su lugar lo han perdido por toda la eternidad.
Hay un gran número de niveles del infierno y cada alma está condenada de acuerdo con sus crímenes.
Estas torturas continúan sin cesar y repiten una y otra vez, llevado a cabo por millones y millones de demonios dispuestos”.
ATAQUE DE SATANÁS Y EL PERDÓN

Alan hizo una pausa en el relato de su historia. “Lo siento”, dijo a la enfermera, que está escribiendo un libro acerca de tales experiencias.
Se inclinó hacia delante y se ajustó en la cama. Y Luego continuó:
“Nada puede describir la presencia del mal porque él no se parece a nada de este mundo.
No puedo expresar lo suficiente su odio, y su odio en ese momento fue dirigido completamente a mí.
Mi alma se llenó de una desesperación opresiva, abrumadora, cuando le oí burlarse de mí, no en voz alta, pero podía oír sus palabras sucias dentro de mi mente”.
“Procedió a decirme por qué yo pertenecía a él y a todos los pecados que siempre había hecho.
En mi mente yo traté de tranquilizarme con lo que los ángeles me habían dicho antes, cuando otra acusación me fue arrojada cada vez con mayor rapidez y fuerza.
Su voz astuta y vulgar me acusaba y me llenaba con tal desesperación que le rogué a mis guías que me llevaran lejos, lo que sólo intensificaba su burla hacia mí, una tras otra, después de otra”.
“MIGUEL LEVANTÓ LA MANO, LO QUE DETUVO EL ATAQUE DE SATANÁS SOBRE MÍ, Y CON UNA ATRONADORA, MAJESTUOSA VOZ MIGUEL GRITÓ:
.
‘¡BASTA! TODO HA SIDO PERDONADO!'”.

“Una luz brillante emanaba de mis guías, cada vez más y más brillante que yo veía a satanás acobardado alejarse de él.
Él empezó a aullar, lanzando blasfemias contra nosotros con un rugido atronador tal que las paredes de esta mazmorra deberían haber sido destrozadas.
Rápidamente y con fuerza salimos de ese pozo, a través del camino que habíamos venido y hacia atrás a través de las puertas de ese horrible lugar”.
“Las puertas se cerraron y los enormes pernos se colocaron con fuerza en su posición anterior, encerrando a sus habitantes para siempre.
Volamos hacia arriba, disparando a una velocidad cada vez mayor y podía oír los gritos blasfemos de satanás lentamente disminuyendo.
Luego, al instante, estaba fuera de ese horrible lugar y de nuevo en la luz, lejos del calor y el hedor del infierno.
Yo estaba tan agradecido de estar fuera de ese pozo negro de suciedad, que lloré”.
“AFERRADO A MI ÁNGEL DE LA GUARDA, LE DI LAS GRACIAS POR SACARME DE ALLÍ.
.
LLEGAMOS A UNA PARADA Y MIGUEL SE VOLVIÓ HACIA MÍ Y ME DIJO:
.
‘SÓLO HAS VISTO UNA PEQUEÑA MUESTRA DE LOS HORRORES DEL INFIERNO. ¡NO LO OLVIDES!”

DE VUELTA A LA TIERRA Y EL CAMBIO DE VIDA

“Cuando mis guías desaparecieron me lanzaron de nuevo, esta vez por mi cuenta a través de un túnel muy estrecho.
Abrí los ojos y estaba tendido en la espalda con un tubo en mi boca.
Médicos y enfermeras me rodeaban, me decían que iban a quitar mi tubo de respiración“.
“Mi cabeza me daba vueltas y mi pecho estaba con un dolor horrible mientras intentaba respirar.
Yo estaba confundido y asustado y no podía mover los brazos o las piernas.
En esta confusión, pensé que ya no me podía mover, tal vez me habían empujado a mi agujero en la pared del infierno.
Me puse frenético y traté con todo lo que tenía de zafar de lo que estaba sosteniendo mis brazos y piernas.
Entonces oí la voz de mi médico explicando de nuevo que me relajara, que la cirugía había terminado y que me iban a quitar mi tubo de respiración.
Entonces me di cuenta de que estaba en la tierra, en el hospital y nunca estuve tan feliz de estar aquí y no en el infierno”.
“NADA EN MI VIDA ES LO MISMO”, SUPUESTAMENTE DIJO EN CONCLUSIÓN.
.
“LE PEDÍ A UN SACERDOTE QUE VINIERA TAN PRONTO COMO FUERA POSIBLE”.

“Estaba desesperado y le dije a las enfermeras que tenían que darse prisa y conseguirme un sacerdote.
Ningún sacerdote estaba disponible hasta el día siguiente y esa noche no dormí.
Yo no había estado en confesión desde la escuela primaria y no había ido a misa desde que estaba en la escuela secundaria”.
“Cuando el sacerdote llegó al día siguiente, le pedí que escuchara mi confesión.
Busqué con las palabras, sin saber por dónde empezar, pero con paciencia hablé él. Tomó tres horas, pero confesé todo“.
“DESPUÉS DE LLEGAR DEL HOSPITAL, Y DESPUÉS DE QUE ME RECUPERÉ Y CONSEGUÍ FUERZAS, ME SENTÉ CON MI MUJER Y ME DISCULPÉ CON ELLA POR TODO.
.
LUEGO FUI A CADA UNO DE MIS HIJOS, TODOS MAYORES, ALGUNOS DE ELLAS CON SUS PROPIOS HIJOS, Y ME DISCULPÉ CON ELLOS PORQUE YO LES HABÍA FALLADO POR COMPLETO”.

“Al principio creyeron que me había vuelto loco, pero al final perdonaron.
Estamos muy cerca ahora, y he probado todos los días mostrarles cuánto los amo.
Le tomó a Regina mucho tiempo perdonarme, porque estaba muy molesta con nuestra vida de casados, que no confiaba realmente que yo había cambiado.
Eventualmente, ella perdonó y hemos estado cincuenta años juntos.
Sí, ella tomó a este viejo pecador y ¡alabado sea Dios por eso!”
Él levantó la mano izquierda y giró su anillo de bodas con el pulgar.
“He pasado cada momento desde luego haciendo las paces con ella y con Jesús.
Rezo todo el tiempo, todo el día y voy todos los días a Misa y a Comunión.
Regina y yo estamos mejor ahora que nunca hemos estado y ahora estamos tratando con este tipo de cáncer.
Ella está teniendo un momento difícil para aceptar esto, así que ha seguido mucho más que yo esta enfermedad y sé hacia donde voy.
Yo sé que me estoy muriendo. Añoro el día, pero no pueda compartir eso con Regina, pero yo digo que no puedo esperar“.
SU PARTIDA

Él sonrió por encima a la enfermera.
“Es todo un cuento ¿no?
No puedo decirle cuántas veces me he dicho esto, y cada vez que que lo pienso no puedo dejar de llorar, porque yo casi no lo logré.
Casi terminé en ese lugar horrible, y con razón.
Pero Jesús, en un acto de increíble e inmerecida misericordia cambió todo.
Sé que pase lo que pase, la gente necesita darse cuenta de que nada es imperdonable porque Jesús es más grande que cualquier pecado.
Pero no puede perdonar si no estamos dispuestos a pedir perdón”.
Alan se acercó y le apretó la mano.
“TODO LO QUE TENEMOS QUE HACER ES AMAR.
.
SI TE GUSTA, SONRÍE, ES MUY SIMPLE.
.
DIFÍCIL ALGUNOS DÍAS, PERO SIMPLE”.

Dijo nuestra enfermera:
“Alan siguió deteriorándose con el sangrado de la vejiga. Ni una sola vez lo oí quejarse.
Una tarde de abril llegué al trabajo y de inmediato fui a ver cómo estaba.
Estaba empapado en sudor y con un gris pálido enfermizo. Le limpié y le cambié de ropa y su vestido.
Cuando terminamos, él me miró y susurró:
‘ESTÁ A PUNTO DE TERMINAR. SIENTO A JESÚS QUE VIENE’.
.
ME INCLINÉ Y LO ABRACÉ, CON EL CORAZÓN ROTO PORQUE MI AMIGO SE ESTABA MURIENDO.
.
ALAN ME SONRIÓ Y DIJO: ‘RECUERDA, ES MUY SIMPLE’.
.
ALAN MURIÓ EN PAZ A LAS TRES DE LA MAÑANA, RODEADO DE SU ESPOSA E HIJOS”.
(http://profeciasyrevelaciones.blogspot.com.ar/2016/11/conmovedor-testimonio-del-viaje-de-un.html?spref=fb)

martes, 29 de noviembre de 2016

Así responde Padre Fortea a quienes lo acusan de “condenar” a Fidel Castro al infierno

P. José Antonio Fortea. / Fidel Castro. Foto: Sitio web President of Russia (CC BY 4.0).

REDACCIÓN CENTRAL, 29 Nov. 16 / 04:20 pm (ACI).- Ante la controversia suscitada por su “Elegía a Fidel Castro”, en medio de acusaciones de haber condenado al fallecido dictador cubano al infierno, el famoso teólogo español José Antonio Fortea publicó una segunda parte de sus reflexiones sobre su muerte.

En su nuevo texto, titulado “Elegía a Fidel Castro (II parte): cuando el Destino nos alcance”, el P. Fortea precisó que “jamás he afirmado que Fidel Castro esté en el infierno. Ni lo he dicho ni lo he escrito ni lo pienso”.

“Solo digo que Fidel Castro, después de toda una vida repleta de acciones gravísimas, acciones que llevan a la condenación eterna, sin que nos conste su arrepentimiento en ningún momento de su larga vejez, ha afrontado el juicio inapelable y riguroso de Dios. Solo he dicho eso y nada más que eso”.


El sacerdote español indicó que “nada sé del juicio divino acerca de esa alma en concreto. Pero del juicio en general sé lo que nos ha dicho Dios: porque el juicio será sin misericordia para el que no ha mostrado misericordia”.

El P. Fortea dijo que “si matando, persiguiendo a la Iglesia, torturando, robando y oprimiendo la posibilidad de que se nos otorgue la salvación eterna fuera exactamente la misma que orando, ayunando, sacrificándose y viviendo en pobreza, entonces el camino del Bien y la virtud sería un camino que llevaría al Cielo lo mismo que el camino del mal y del vicio”.

“No sé, pero tengo la sospecha de que la Biblia no dice exactamente eso, ni algo parecido, ni algo que lejanamente suene a eso. Si no recuerdo mal, ¿Jesús no nos habló de dos caminos, uno de los cuales llevaba a la salvación y el otro a la condenación?”.

El famoso teólogo subrayó que “yo creo en el Dios de la Biblia, no en el Dios del buenismo. A los buenistas les da lo mismo todo, porque a su dios le da lo mismo todo”.


Sin embargo, precisó, “os aseguro que al Dios de Abraham, de Isaac y de Jacob no le da lo mismo todo. Cada acción tiene sus consecuencias. Y hay acciones que tienen consecuencias eternas. Hay acciones que matan el alma. Hay actos que llevan al infierno”.

“¿Dónde está Fidel Castro ahora? Os lo voy a decir, porque os aseguro que lo sé: o está en el lugar donde hará penitencia y no saldrá hasta pagar incluso la última pequeña moneda, o está en el lugar donde ya no tiene que hacer ninguna penitencia, porque la sangre de Cristo no fue derramada por él y su nombre no se encontró en el Libro de la Vida”, finalizó.
(https://www.aciprensa.com/noticias/asi-responde-padre-fortea-a-quienes-lo-acusan-de-condenar-a-fidel-castro-al-infierno-59940/)

La dura reflexión del Padre Fortea sobre el destino eterno de Fidel Castro


Esta vida es una prueba, en la que debemos decidir cuál queremos que sea nuestro destino en la eternidad: o con Dios, en el Cielo, o sin Dios, en el Infierno.
No debemos desaprovechar las oportunidades que Dios nos da para la conversión, como por ejemplo, una larga vida terrena, porque si morimos impenitentes, impenitentes quedaremos para toda la eternidad.
Aún siendo un dictador cruel y un tirano despiadado, deseamos, de todo corazón, que Fidel Castro haya muerto en paz con Dios. Lo deseamos de todo corazón, a pesar de todos los crímenes e injusticias que cometió en su vida terrena.

Por David Ramos
REDACCIÓN CENTRAL, 28 Nov. 16 / 08:42 pm (ACI).- El famoso teólogo español José Antonio Fortea reflexionó sobre la reciente muerte del dictador cubano Fidel Castro, y aseguró que “Dios le dio 90 años a su alma para cambiar, para entender, para pedir perdón”.

En un artículo publicado en su blog, con el título Elegía a Fidel Castro, el P. Fortea señaló que la larga vida que Dios le concedió al dictador cubano debieron ser dedicadas a “pedir perdón a sus millares de víctimas, a sus millones de oprimidos, pedir perdón a Dios, a sí mismo”.

“Perdonarse a sí mismo para seguir viviendo con dignidad, para no vivir bajo el remordimiento, bajo el peso de una culpa abrumadora, para no vivir como Macbeth, como un animal acorralado, acorralado y mordido por su propia conciencia”.

Castro, que se hizo con el poder en Cuba tras derrocar al dictador Fulgencio Batista en 1959, gobernó durante casi 50 años, tras los cuales cedió el poder en la isla a su hermano, Raúl.

La noche del 25 de noviembre de 2016, en un mensaje televisado a la nación, Raúl Castro anunció la muerte de Fidel.


El régimen de Fidel Castro ha sido repetidamente acusado de violaciones a los derechos humanos, con múltiples encarcelamientos a opositores políticos, así como de miles de ejecuciones.

La represión alcanzó además a los defensores de la vida desde la concepción. El Dr. Óscar Elías Biscet fue encarcelado por cerca de 12 años por denunciar los abortos y asesinatos de niños nacidos vivos que se realizan en los hospitales públicos cubanos.

La Iglesia también fue víctima de la represión del régimen comunista, con férreas restricciones al culto. Recién en diciembre de 1998, meses después de la visita de San Juan Pablo II a Cuba, el gobierno permitió que se celebre nuevamente, después de varias décadas, la Navidad.

Para el P. José Antonio Fortea, “el tiempo se ha acabado para Fidel Castro. Ahora ya no hay poder sobre la tierra ni santo ni ángel que pueda otorgarle el perdón”.

“Él, que sentenció a tantos, si ahora está sentenciado, ya no encontrará perdón ni en este mundo ni en el cielo”.

“Castro, que no tuvo piedad de tantos que suplicaron misericordia, si ya no ha encontrado perdón, ya no lo encontrará nunca”, dijo el sacerdote español. “Él que hizo un infierno de la vida de muchos, si ha entrado en el infierno, ahora sufre con los ojos abiertos”, añadió.


El P. Fortea señaló que para Fidel Castro “ahora no le son de ninguna ayuda ni todas las manifestaciones multitudinarias en la Plaza de la Revolución que se puedan convocar en su honor ni todos los artículos que el diario Granma escriba loándolo ni todos los discursos del Partido que lo ensalcen hasta las nubes”.

“Ahora está solo, con su alma. Encerrado en la terrible prisión de su alma. En el reino oscuro de Satanás o en las prisiones inmateriales del lugar de purificación su destino le estaba esperando. Durante 90 años, su destino eterno le estaba esperando”.

El famoso teólogo señaló que sea que Fidel ahora esté en una morada o en otra, “lo que no os queda ninguna duda es que la Justicia ha recaído sobre su pequeña y miserable alma”.

“La única duda, la única, es si su espantosa situación durará siglos, o siglos sin fin”, concluyó.

También te puede interesar:

 Seguir
 ACI Prensa ✔ @aciprensa
[VIDEO] Damas de Blanco: Ausencia de Fidel Castro no ha traído cambio a Cuba http://bit.ly/2fFpZJ0 
17:40 - 28 nov 2016
Photo published for [VIDEO] Damas de Blanco: Ausencia de Fidel Castro no ha traído cambio a Cuba
[VIDEO] Damas de Blanco: Ausencia de Fidel Castro no ha traído cambio a Cuba
La líder de las Damas de Blanco, Berta Soler, advirtió que la muerte de Fidel Castro no ha traído un cambio en la isla, pues Cuba continúa bajo la dictadura de Raúl Castro, quien seguirá haciendo lo...
aciprensa.com
(https://www.aciprensa.com/noticias/la-dura-reflexion-del-padre-fortea-sobre-el-destino-final-de-fidel-castro-84683/)